¿Es el Promedio Recuenta de Células Somáticas del Rebaño una Medida Adecuada de Mastitis?

In English
Ronald Erskine, DVM, PhD

Los RCS del tanque o el promedio DHI son los indicadores más comúnmente utilizados para investigar el manejo de la mastitis en los rebaños. Entre más bajo es el RCS del rebaño mejor es calidad de leche; además los productos lácteos se conservan mejor, y hay mayor rendimiento de producción de lácteos procesados. ¿Pero deben los productores de leche depender sólo de monitorear cambios en los RCS del rebaño para controlar la mastitis? Los RCS del rebaño están altamente relacionados con el número de vacas infectadas con mastitis en un rebaño. Sin embargo, los RCS realmente no dan toda la información necesaria sobre la mastitis en el rebaño. Esto es en parte porque solo una proporción pequeña de las vacas del hato produce un porcentaje desproporcionado de las RC en el tanque. Solo el 2 o 3 % de las vacas representan el 30-35% de los RCS del tanque. Esto ocurre independientemente del tamaño del rebaño. Un artículo útil que describe este concepto se puede descargar en la siguiente dirección web: ¿Recuentos de células somáticas del Rebaño: ¿Esta la Historia Completa?

Dos factores claves determinan el porcentaje de vacas con mastitis en un rebaño; 1) la tasa de infecciones nuevas, y 2) la tasa de eliminación de infecciones del rebaño. Las infecciones se eliminan cuando: se tratan las mastitis con tratamiento antibiótico, se envían los animales con mastitis crónica a sacrificio (carne), se tratan las vacas para el periodo seco, o, cuando no se ordeña el cuarto infectado (dejar la vaca de solo 2 o 3 cuartos/chichis). Secar un cuarto que tiene mastitis crónica es una buena opción porque no se ordeña leche de mala calidad y se reduce el riesgo de transmitir la infección a otras vacas. También, secar un solo cuarto reduce el uso de antibióticos, especialmente en casos crónicos que casi nunca se curan. Ordeñar vacas con solo tres cuartos es preferible que enviar las vacas a sacrificio, especialmente si estos animales tienen buena eficiencia reproductiva, son de buena genética, o tienen alta producción de leche. Muchas de las vacas con 3 cuartos llegan a producir hasta 90% de la leche que producirían con 4 cuartos.
Pix 1

¿Pero, son las decisiones de sacrificio, secado de cuartos, o tratamiento con antibiótico realmente la mejor opción para reducir las RCS? ¿O quizás, simplemente estamos retrasando las soluciones reales al problema de mastitis en la lechería? Si las tasas de nuevas infecciones subclínicas no están bajados al mismo tiempo que removemos vacas o cuartos infectados del hato/rebaño, el porcentaje de vacas infectadas es está manteniendo igual a pesar de nuestro esfuerzo. El promedio nacional de RCS por rebaño ha ido bajando; en rebaños de DHI, el promedio de CS ha alcanzado 200,000 células/mL en 2012. Esto indica que los productores lácteos se están centrando en reducir su promedio de RCS y mejorar la calidad de la leche para los consumidores. ¿Pero, como están los productores logrando este objetivo? ¿Acaso se está logrando esta meta gracias a una administración reactiva que se concentra en manejar las vacas infectadas del rebaño, o más bien a una administración preventiva que evita nuevas infecciones en el rebaño?

La figura abajo nos muestra un “scattergram” o grafico de puntos de más de 120 rebaños de la región del medio oeste (principalmente de Michigan) de USA donde el promedio de RCS del rebaño de DHI se graficó contra la tasa de infecciones nuevas (porcentaje de vacas) para cada rebaño. En este caso, una nueva infección se definió como una vaca que tuvo un puntaje linear de RCS de menos de 4 en la fecha anterior de la prueba, pero tenía un puntaje de 4 o mayor a la fecha de la última prueba. Como era de esperar, existe una fuerte correlación entre la tasa de infección nueva y el promedio de RCS del rebaño. Dentro del “rectángulo azul” están rebaños con un promedio de RCS del rebaño de la fecha de la prueba entre 100,000 células/mL y 175,000 células/mL, que están abajo del promedio nacional e indican una buena calidad de leche. Sin embargo, la tasa de nuevas infecciones varía desde 2% hasta 15%, esto es una variación de hasta 7 veces. ¿Cómo puede esto ocurrir mientras que el RCS de todos estos rebaños se considera muy bueno?

Table 1

La respuesta es que los rebaños con tasas altas de mastitis mantienen los RCS bajo con ayuda del sacrificio de vacas infectadas, secando cuartos infectados, o tratando los casos de mastitis clínicas a medida que aparecen. Estas son opciones validas de manejo de calidad de leche, pero si se realiza un análisis, la pregunta es ¿qué rebaño está utilizando más trabajo y dinero para contrarrestar el problema de mastitis en lugar de prevenirlo? un rebaño con una tasa de nuevas infecciones del 4%, o un rebaño con una tasa de infección del 15%? ¿En qué rebaño se utilizarán más antibióticos, se perderán mas vacas de buena calidad genética porque se van a sacrificio, y se perderá parte de la producción de cada vaca porque se ordeñan solo tres cuartos?
Los promedios de RCS del rebaño son una gran herramienta para monitorear la calidad de la leche, pero, si se mantiene el RCS bajo, mediante la utilización de estrategias de gestión reactiva, en lugar de utilizar manejo preventivo, entonces la productividad del rebaño será disminuida, a pesar de tener un promedio de RCS del tanque deseable. Siempre será mejor prevenir que tratar.

Traducido por
Eileen Stefansky y G Andres Contreras, DVM, PhD

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *